Aparentemente no pasa nada

viernes, agosto 03, 2012


en una zona residencial, un viernes de agosto a las 13:00, con mucho calor, ni un alma se atreve a cruzar esta solana.

Pero sí, con una frecuencia y precisión ferroviaria se siente temblar la calle y a continuación atravesar el subsuelo el cercanías a toda velocidad hacia su próxima estación.


Calle Santa María la Real de Nieva, Madrid.


El Obelisco, que junto con otros dos más, marca la antigua vía férrea entre las estaciones de Delicias y Norte, la que hoy conocemos como el Pasillo Verde, diseñado por el arquitecto Manuel Ayllón 

Sin embargo hay quien le ha dado una interpretación masónica,


¡hay gente pa tó!.

Puede que también te interesen

0 comentarios