Soria

miércoles, octubre 24, 2012

Soria by aidibus
Soria, a photo by aidibus

Iglesia de Santo Domingo

Construida en el s. XII en estilo románico.
Su singular portada es el elemento más valioso de todo el conjunto.
Cuatro arquivoltas de dovelas ricamente labradas coronan el frontón en el que destaca en posición central el pantocrátor en su oval mandorla y los cuatro evangelistas, además de José y María, completando la escena. Lo excepcional de este pantocrátor es que es uno de los cinco únicos ejemplos en el mundo (todos en España) de la iconografía llamada trinidad paternitas. El Padre tiene a Cristo sentado sobre él, en vez de la Virgen.
Los arcos descargan sobre artísticos capiteles soportados por columnas adosadas que, a su vez, descansan en un banco corrido. En los capiteles se representan escenas del Antiguo Testamento, desde la génesis de la Tierra y los astros que pueblan el universo, hasta la creación de Adán de una figurilla de barro y la de Eva de una costilla de éste.
En la arquivolta interior se representan los veinticuatro ancianos del Apocalipsis (dos por dovela), todos ellos tañendo diversos instrumentos musicales en actitudes de beatífica serenidad.
La segunda arquivolta escenifica la matanza de los santos inocentes, cuyo responsable, Herodes, es aconsejado al oído por un demonio con alas.
La tercera arquivolta exhibe una sucesión de acontecimientos evangélicos, como la Asunción, la Visitación, la Anunciación, el nacimiento de Jesús y la adoración de los Magos, etc.
Por fin, la última arquivolta contiene episodios de la Pasión y de la Resurrección.

Actualmente pertenece al convento de las Madres Clarisas.


El Claustro de San Juan de Duero procede de un monasterio construido en los s.XII y XIII por los caballeros Hospitalarios de San Juan de Jerusalén.
El claustro es el más exótico de los conservados en España, de claro estilo orientizante.


Ermita de San Saturio

Cuenta la historia que el s.VI vivía en Soria un noble llamado Saturio.
A la muerte de su padre este visigodo de buena familia decidió repartir sus bienes entre los más necesitados y retirarse a las cuevas de la sierra, al pie del río Duero, para orar y convertirse en ermitaño.

La ermita se encuentra construida sobre las cuevas donde Prudencio de Álava, compañero del Santo enterró sus restos.

Puede que también te interesen

0 comentarios