Nuevo Café Barbieri

lunes, diciembre 31, 2012


Desde el año 1902 existe este café madrileño situado en la esquina de la calle del Ave María con la travesía de la Primavera.
Lo sorprendente del lugar es que hoy en día podemos contemplar como fue hace más de cien años, con sus divanes y las mesas de mármol, las molduras del techo, sus columnas, espejos en las paredes y la musa Erato que parece presidir desde la altura todo lo que allí sucede.
 
El café de Barbieri era un café de barrio, concretamente del de Lavapiés y en su época del Ave María, cuando Madrid era mucho más pequeño. En él se suministraban servicios de comida a domicilio (huevos, café, paellas, vino) y en demasiadas ocasiones el encargado tenía que denunciar la no devolución del servicio, que solía aparecer a la venta en algún puesto de El Rastro.

El nombre de este café intercaló el adjetivo nuevo en varias ocasiones a lo largo de su dilatada historia, seguramente debido a los cambios de dueño y a las sucesivas remodelaciones del local. El juego de naipes más popular entre los parroquianos era el Giley o Gilé, en el que se utilizan sólo 28 cartas de la baraja española, y sus jugadores se denominan gileistas.

Era el día 18 de septiembre de 1909 cuando se reunieron en él (entonces llamado café Barbieri, a secas) los supervivientes de la sublevación republicana que encabezó el general Manuel Villacampa del Castillo el día 19 de septiembre de 1886, sin duda alrededor de alguna botella de cognac “Los Ángeles”, muy famoso entonces y de venta en el local.

En mayo del año 1911, y bajo el epígrafe de “Las hazañas de un cojo” varios periódicos relataron la historia de un hombre que renqueaba lastimosamente y alquiló un coche en la plaza de Antón Martín. Durante una hora anduvo dando vueltas por Madrid sin destino aparente, hasta que mandó parar al cochero frente al número 10 de la calle de la Esperanza lugar donde vivía un pariente suyo, al parecer. El hombre subió a la casa, saludó a su pariente y envió a la criada al café de Barbieri a por dos cafés y ocho huevos fritos con tomate. Tras ingerir la pitanza ordenó a su familiar que abonase la cuenta, ya que él no disponía de dinero. Al negarse éste, el hombre insultó y agredió al dueño de la casa saltando por el balcón abierto, con mucha agilidad, ante el pasmo de la familia. En la cercana calle del Ave María fue detenido y conducido a la comisaría del Centro, acusado de estafa por valor de 65 pesetas. Ni el cochero ni el café de Barbieri consiguieron cobrar el importe de sus cuentas pendientes.

En 1982, Victor Erice rodó allí las escenas de las cartas del padre de Estella y es entonces cuando descubre el secreto que éste guardaba (aproximadamente en el 45 min de la película) de "El Sur".

Hoy el Nuevo café Barbieri sigue abierto. Desde los años ochenta del siglo pasado es famoso por sus tertulias de cinéfilos, recitales de música y las exposiciones de fotografía y pintura que se organizan en su interior.

---------------------------------

The Nuevo Café Barbieri has the inner charm of those timeless faded cafés which have maintained the old days’ spirit. Indeed, this place was stablished back in 1902, in the traditional neighbourhood of Lavapiés. We wonder how many stories and conversations have taken place among the mirrors of this fascinating cafe… It’s a perfect place for a coffee or a cup of tea in the early evening, but even better for a drink later. 
Victor Erice shot there some scenes of his film "El Sur" (45').
It is actually our favourite moment, when it gets dark, the music was turn up and the atmosphere shifted between the cool jazz and the warm lights. The café also hosts a lot of activities, exhibitions and concerts (singer-songwriters mostly).

fuentes: antiguoscafesdemadrid y madridyyo

Puede que también te interesen

0 comentarios