Círculo de Bellas Artes y Cúpula edificio Metrópolis

jueves, abril 04, 2013

Círculo de Bellas artes y Cúpula edificio Metrópolis
Rematando la Calle Alcalá y la Gran Vía

Como no tuvimos suficiente sol, el día de la azotea de los bomberos de la calle Imperial (que organizó Felipe en julio), a eso de las 4 de la tarde nos fuimos a tomar un café en la terraza del Hotel Ada. Tras el éxito de la acuarela de Alicia quisimos intentarlo nosotros.

Como siempre los sitios buenos y con vistas (a esa hora en Madrid eran los del tendido de sombra) estaban a tope, así que nos dispersamos por las mesas ardientes.

Detrás mío, se concretaba el cocktail del banquete de bodas, con padres, novios y la encargada de eventos del hotel, todo sonaba muy rico (parecían muy finos pero se habían puesto hasta la bola).
Detrás a la derecha, unos amigos muyfashion estaban preocupados por el móvil. Reconocían que uno podría enfermar cuando se olvidaba el cargador. Creo que ellos la estaban incubando.
Y detrás de mi a la izquierda, una pareja se preguntaba cuanto podría costar el catamarán (imagino que no sería para surcar el Manzanares).

Y mientras nosotros sudando acuarela.


Sobre los edificios:

Conceptualmente el Círculo de Bellas Artes es un amago de rascacielos, el primero de Madrid.
Se localiza en el punto en el que convergen los sistemas urbanos más metropolitanos de principios de siglo XX —Alcalá y la recién estrenada Gran Vía— por un lado mantiene una gran expresividad y empuje vertical (influencia de los rascacielos que se estaban alzando en Chicago) y por el otro se contiene con una composición ordenada y clásica dentro del decoro urbano de la calle Alcalá.
Arquitecto: Antonio Palacios, proyectado en 1919 y concluido en 1925.


El Edificio Metrópolis es un famoso inmueble madrileño de inspiración francesa (bueno y que los arquitectos que lo diseñaron, Jules y Raymond Février, eran franceses) para la compañía de seguros La Unión y el Fénix.  La obra final la llevó acabo el español Luis Esteve Fernández-Caballero, que la terminó en 1910.
La torre circular está coronada por una cúpula de pizarra con incrustaciones doradas, que por su semejanza con el casco de los bomberos se denomina "estilo Pompier" (bombero en francés).
Originariamente, soportaba el símbolo de la compañía, una estatua alegórica de bronce del Fénix sobre el cual había una figura humana con el brazo alzado representando a Ganímedes.
A principios de los setenta, la compañía vendió el edificio a sus dueños actuales, la aseguradora Metrópolis. Los nuevos propietarios decidieron llevarse la estatua (por entonces elemento familiar del paisaje madrileño) a su edificio en el Paseo de la Castellana. La estatua fue reemplazada por la actual que representa la Victoria Alada.
El Fénix original se encuentra ahora en los jardines del paseo de la Castellana 33, a pesar de que el edificio es actualmente propiedad y sede oficial de Mutua Madrileña.

Puede que también te interesen

0 comentarios