de Sol a Pontejos

miércoles, mayo 29, 2013

Esta es la primera etapa de una ruta colectiva que unos aventureros dibujantes de Madrid hemos organizado, bueno desorganizado porque el recorrido se hace al andar, solo te dan un origen y el final lo marcas tú y servirá de punto de partida del siguiente participante.
¿Qué saldrá?, ¿será la pescadilla que se muerde la cola? ¿o tendremos que llevar el pasaporte?.


El cuaderno viajero, Ruta01.

Inicio en el punto Km. 0.
Me costó ver libre la placa en el suelo, demasiada gente fotografiándose los pies. Yo no pude por menos hacerlo, después de esperar que un autobús de adolescentes se los fotografiaran colectívamente.

Puerta del Sol

La mañana estaba tranquila: protestas, policía y turistas.


Plaza de Pontejos

Subí por la calle Correos, la plaza de Pontejos estaba superanimada con señoras entrando y saliendo con bolsas y curioseando escaparates. Vi un banco y ahí me quedé.


La Puerta del Sol era una de las entradas de la muralla que rodeaba Madrid en el siglo XV y el nombre viene de un sol que había en la puerta. Originariamente fue, por tanto, un punto exterior de la ciudad, aunque debido a su situación y al crecimiento de Madrid hacia el este, fue convirtiéndose poco a poco en un lugar clave para la salida hacia los alrededores. Pero en los siglos XVI y XVII este enclave se fue tornando en un importante ágora de la ciudad.

Hoy en día es el centro neurálgico de la ciudad, simbolizado por el kilómetro “0”, que también representa el punto de donde salen todas las carreteras españolas. 
El edificio más importante de la plaza es la Casa de Correos, construida en 1768 y que actualmente alberga la Sede de la Presidencia de la Comunidad de Madrid. 
La Puerta del Sol ha venido sufriendo a lo largo de su historia una serie de reformas. En la década de 1990 se colocó una escultura ecuestre de Carlos III obra de los escultores Eduardo Zancada y Miguel Ángel Rodríguez. 
Asimismo, se instaló una estatua del Oso y el Madroño uno de los símbolos de Madrid y habitual punto de encuentro, ha sido testigo privilegiado del día a día madrileño desde 1967, y recientemente ha sido reubicado en la confluencia con la calle Alcalá.
La última incorporación a la plaza ha sido la Estación de Cercanías (2009), su acceso son dos bóvedas acristaladas de estructura de acero y cristal triangulado (hay quién ve un inmenso pez globo de cristal azul).

La plaza sigue siendo foco de tertulias y lugar de encuentros y celebraciones, como las de fin de año o protestas como las que estamos viviendo en estos últimos tiempos.


Plaza de Pontejos, 1913-2013, 100 años tejiendo contigo.

La plaza de Pontejos, está situada detrás del edificio del Reloj de la Puerta del Sol. Es conocida por sus famosas tiendas de botones, hilos, encajes, cordones, hebillas, lentejuelas... todo lo te te puedas imaginar relacionado con la costura y nuevas actividades como abalorios para montar, manualidades....

El “Almacén Cobian Pontejos” o el "Almacén de Pontejos”, que debe su nombre a la plaza y que abrió hace más de cien años, venden estos artículos, a veces imposibles de encontrar en cualquier sitio que no sea Pontejos.

Hoy ante la escasez de mercerías en los barrios madrileños e incluso en el resto de España, la gente va en peregrinación a Pontejos a buscar ese botón, aquella cremallera, una tira bordada, unas asas para un bolso, unas cuentas para un collar, un hilo de perlé, o unas lentejuelas.


Puede que también te interesen

0 comentarios