Navarrete

martes, agosto 26, 2014

Se cuenta en Navarrete que su nombre está en relación con el límite con Navarra que, en tiempos, se establecía por la zona. Precisamente su fundación tiene que ver con el deseo de los reyes castellanos por defender sus territorios, frente a los reinos vecinos.

Por esa razón, Alfonso VIII 'propuso' a los habitantes de las antiguas aldeas de la zona que se reunieran en un lugar defensivo. Las aldeas de los corcuetos quedaron vacías cuando todos sus pobladores decidieron trasladarse al estratégico Cerro Tedeón y así edificar sus viviendas junto al castillo (ahora desaparecido). Las edificaciones se fueron extendiendo hacia el sur, de manera anárquica aunque siempre de manera concéntrica y escalonada para aprovechar mejor los rayos solares.

Las compactas callejuelas iban formando a su vez una barrera defensiva de aspecto alargado en una media luna que daba al asentamiento un aire de bastida. En el nivel más alto del Collado se dedicarían más tarde a los obradores de los olleros.

Navarrete

Hoy en día se conserva y recupera su parte antigua y se observa el trazado de una ciudad amurallada. Las bodegas construidas en la ladera, lo que facilitaba la perforación de bodegas para la elaboración de vino. Esta disposición hace que haya muchas viviendas sobre soportales.

En la calle Mayor sobre la muralla hay unos soportales sobre la muralla, llamados certijos: pasadizo intramuros estrecho que, formando una línea sinuosa y lóbrega, a modo de paso de ronda, hace las veces de una segunda barrera defensiva) que le dan una imagen característica a Navarrete.
Bajo la calle Mayor se creó la Calle Nueva, donde todavía hoy podemos pasear por los lúgubre Cocinos, donde se ubicarían las Carnicerías Públicas con el fin de arrojar los desperdicios a un pequeño canal de agua.
En la muralla se ha colocado un capitel del s. XII que recuerda el abandono de los aldeanos (corcuetos) de sus hogares, para concentrarse alrededor del castillo de Navarrete y fundar la actual Villa.
La arquitectura tradicional se basa en el empleo de la piedra de sillería muy bien conjuntada con el ladrillo, material muy común en este pueblo de tradición alfarera.

El Camino de Santiago atraviesa esta localidad por la calle Mayor.
Navarrete se convirtió en una población importante a partir del siglo XII. Como prueba de su brillante pasado hay casas y palacios adornados con blasones y escudos. Le resultará curioso descubrir entre los distintos motivos ornamentales la Cruz de Santiago y otros símbolos jacobeos.
También tuyo su hospital San Juan de Acre, para peregrinos al amparo de caballeros de la Orden de San Juan de Jerusalén, del cual se conservan unos restos aprovechados como muro del cementerio municipal, unas portadas románicas muy bonitas que merecen la pena visitar así como la Iglesia de la Asunción, templo del siglo XVI con tres naves, que alberga un valioso retablo barroco del siglo XVII.


fuente: http://www.ayuntamientonavarrete.org/Conjunto-Historico-Artistico.3210.0.html

Puede que también te interesen

0 comentarios