Calle Duque de Medinaceli

lunes, agosto 14, 2017

Hotel Palace
Calle Duque de Medinaceli, Madrid
Sobre el actual solar del Hotel Palace de Madrid, se encontraba el Palacio de los duque de Medinaceli, un inmenso edificio que Ramón de Mesonero Romanos, describe así en El Antiguo Madrid (1861) la primera residencia de la familia Medinaceli en Madrid:

... El Palacio de los duques de Medinaceli, inmenso edificio, que, con sus jardines y dependencias, ocupa una superficie de 244.782 pies. Creemos que fue mandado construir por el opulento duque de Lerma D. Francisco Gómez de Sandoval; era además suya, toda la manzana que desde el paseo del Prado llegaba a la calle de San Agustín, y desde la Carrera de San Jerónimo a la calle de las Huertas, en una extensión prodigiosa, que bastó, no solo a dotar a su palacio de amplias huertas y jardines, picadero y otras oficinas, sino a las dos fundaciones religiosas; una de la casa profesa de Jesuitas (después convento de San Antonio), y la otra, la de Trinitarios de Jesús; y no satisfecha aún su piedad opulenta con estas fundaciones, de que rodeó su palacio ducal, adquirió el edificio que ocupaba el Hospital General (hoy Plaza y edificio de las Cortes) para colocar en él a las monjas de Santa Catalina, estableciendo por medio de un arco sobre la calle del Prado la comunicación de su palacio con la tribuna de esta iglesia...

La vida del viejo palacio de los duques de Medinaceli se quebró con la muerte del quicuagésimo duque de Medinaceli en 1873, cuando su viuda decidió trasladarse a la plaza de Colón y consentir su demolición.

En el solar se instaló entre 1902 y 1907 un parque de los llamados "cineflúo".
El Cineflúo era un espectáculo que combinaba el cinematógrafo y la navegación simulada y que producía en el espectador la sensación de que viajaba por mar en un transatlántico que le transportaba de Nueva York a las Canarias.
Esta atracción se instaló en la madrileña plaza de Cánovas en 1908 y basó su éxito en la participación de profesionales como el escenógrafo del Teatro Real Giorgio Busato, que supieron hacer que aquella singladura pareciera real.


En 1910 fue adquirido por el Ayuntamiento de Madrid y la sociedad Madrid Palace Hotel S. A. para la construcción de un hotel de lujo, pero la municipalidad se retiró por falta de fondos y el solar quedó en manos de la sociedad dirigida un empresario belga.

fuente wikipedia

Puede que también te interesen

0 comentarios