La fiesta de la trashumancia

domingo, noviembre 02, 2014

Como todos los otoños, llegan las ovejas al centro de Madrid, acompañadas de sus pastores y de grupos folklóricos de música y danza.
Se rememora el derecho de paso de los pastores con sus animales por las Cañadas Reales, que son desde hace siglos los caminos por los que transitan los rebaños de ovejas trashumantes.

 la fiesta de la Trashumancia

La fiesta consiste en un recorrido con el ganado, principalmente ovejas (aunque algunos años ha habido vacas, caballos.. ) con sus pastores.

Desde la Casa Campo donde pasan la noche previa, suben la Cuesta de la Vega y llegan a la Plaza de la Villa donde allí realizan el acto de entrega de la bolsa de maravedis a una autoridad Municipal (aunque en este año a sido a un representante del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación 100 maravedis por el paso de 2000 ovejas), continúan por la calle Mayor, Sol, Calle de Alcalá, Cibeles hasta la Puerta de Alcalá donde unos camiones ya recogen los rebaños.

Todo este recogido es amenizado con grupos regionales de danza y música, con sus trajes típicos. Aunque las cañadas Reales existen hace seis siglos, esta fiesta se viene celebrando desde 1994, es una forma festiva que acerca a la ciudad la actividad ganadera de la trashumancia y recuerda su derecho de paso, a pesar de de la falta de respecto hacia estas vías pecuarias que son valladas impidiendo su paso.

  La fiesta de la Trashumancia

A mi me daba un poco de pena, las ovejas merinas se las veía agobiadas, no se sabían si iban o venían, hubo escapadas, se amontonaban, se resbalaban, se subían unas sobre otras, daban brincos. Me chocó que los pastores no trajeran sus perros, imagino porque tendría que tenerlos con bozal y no podrían cumplir su labor.

Domingo 2 de noviembre de 2014.

Puede que también te interesen

2 comentarios

  1. En una de estas hace años, los perros se metían por todos los bares de la calle mayor, era realmente gracioso, pasaban de las ovejas y se metían a ver que restos de tapas había por los suelos de los bares de calamares

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Menudo guirigay se debía montar. Ahora los llevarán mejor alimentados, creo yo.

      Eliminar