La Terminal

domingo, septiembre 20, 2015

Aeropuerto

Un día en la T4, no como Viktor Navoski, sin posibilidad de salir, pero sí sin el estrés de no llegar a tiempo para tomar el vuelo y sin la preocupación de las maletas.
Estar allí únicamente para dibujar, primero en la terraza de la torre

de control desde donde se ven los aviones deslizar acompasados (menos mal) sobre un asfalto lleno de códigos y colores y después en los ya conocidos vestíbulos de la T4 tan enreversados de dibujar.

Torre de controlAeropuerto


Cuando el fin en si mismo es estar en la terminal, es divertido observar la fauna de un aeropuerto, desde los mismos pasajeros de paso venidos de lugares exóticos, compatriotas disfrazados ya del lugar de destino, ejecutivos que no paran de teclear el móvil, gente que duerme, camareros de distintos humores, niños que no quieren viajar, limpiadores, policías de control, dependientas de la duty free que esperan armadas con vaporizadores de perfumes carísimos.
Observar como está organizado el aeropuerto, los controles, las aceras móviles que te obligan a bajar cuando hay tiendas, tiendas que prácticamente venden lo mismo que en cualquier otro aeropuerto, hasta los souvenirs se han globalizado.

Terminal 4


Terminal 4


Una actividad organizada por el Museo Abc


Puede que también te interesen

0 comentarios